Mi Viaje a Canada

En otoño pasado una colega y yo fuimos a Lutsen, Minnesota y desde allí cruzamos la frontera hacia Canadá "sólo por diversión". Las somos de cabello rubio y ojos claros. Cuando estábamos en el paso fronterizo hacia Canadá no tuvimos que mostrar ningún formulario ni identificación. Sólo tuvimos que quitarnos nuestros anteojos de sol y dejar que el policía fronterizo supiera hacia dónde nos dirigíamos y -nada más!!!!!!! Soy una abogada aquí en Minnesota y tengo muchos clientes latinos. No pude evitar pensar que si mi piel, cabello u ojos fueran más oscuros en pigmentación yo/nosotras habríamos sido tratadas de manera muy diferente. He tenido muchos clientes que han recibido un trato muy distinto de parte de funcionarios del gobierno del que yo normalmente recibiría. Mientras nunca hayamos experimentado el cielo en la tierra, quizás algún día seamos tratados todos igual sin importar nuestro color de piel. Kristine Zajac ejerce en divorcio y ley criminal. Por favor llámela para arreglar una consulta gratis al: 612-789-2300.